Los trabajos de reconstrucción en la Ciudad de México están enmarañados, sobre todo por la creciente desconfianza de los damnificados –en particular los de la Unidad Habitacional Tlalpan– hacia los encargados de los proyectos de nuevas viviendas. Según los vecinos, varios de ellos tienen una “cuestionable calidad moral”. Pero el descontento general se debe sobre todo a que la capital sólo recibirá 3 mil de los 48 mil millones de pesos del Fondo Nacional de Desastres.

Leer ms ...