Menu
Reconoce diputado De la Peña Marshall a mujeres participantes en la Revolución Mexicana

Reconoce diputado De la Peña Marsha…

Rompieron esquemas social...

La vigorosa tortura

La vigorosa tortura

Utopía  ...

Consejo asesor de AMLO ¿fin del CCE?

Consejo asesor de AMLO ¿fin del CCE…

Diario Ejecutivo Muchos ...

Tijuana, un Volcán

Tijuana, un Volcán

DE FRENTE Y DE PERFIL  R...

Lo urgente: restaurar el poder usurpado por el impostor EPN

Lo urgente: restaurar el poder usur…

ÍNDICE POLÍTICO FRANCISC...

El poder en su laberinto de cristal III/V

El poder en su laberinto de cristal…

La Costumbre del Poder ...

Cancela FOVISSSTE 158 mil 238 Hipotecas

Cancela FOVISSSTE 158 mil 238 Hipot…

En la Administración del ...

Por qué hay Tanto Misogismo

Por qué hay Tanto Misogismo

Libros de ayer y hoy Ter...

¿Consulta nacional?

¿Consulta nacional?

ENTRESEMANA MOISÉS...

Prev Next
Miércoles, 21 Noviembre 2018
05:58:00

Será inmortalizado Don Manuel Seyde

Ágora Deportiva

Jesús Yáñez Orozco 

Hará justicia la revolución al veracruzano Manuel Seyde y Seyde, referente de lectura obligado en las páginas del verdadero diario Excélsior, El periódico de la vida nacional, durante décadas, y a quien pocos conocen. El autor del irredento mote de “Ratones Verdes”, impuesto a la Selección Mexicana de Futbol, hace casi 50 años, será inmortalizado en el Salón del Periodista deportivo, el próximo domingo a las 11 de la mañana en las Instalaciones de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), al sur de la Ciudad de México, cerca del Bosque de Tlalpan.

 

Paco Ponce, Excélsior y revista Proceso

Seyde destaca  entre los ocho periodistas del Periódico de la Vida Nacional, la mayoría fallecidos –Isabel Silvia Morales, la primer mujer reportera de deportes en la ciudad de México; Francisco Ponce, su padre, Fausto Ponce “El Brujo”; Armando Estada Núñez, “El Gordo”; José Garduño, Artemio Cano y Jorge Escobosa-- de los 50 que serán “investidos”.

De ellos, 39 son defeños,  cinco de provincia, y seis fotógrafos que serán “ungidos” en ese “sagrado” recinto.

Después de 36 años como reportero, vez supe de primera mano, cómo surgió el apodo de los “Roedores Verdejos” al equipo mexicano, de labios de Garduño y Cano, quienes tuvieron el privilegio, aunque no siempre grato –por su carácter agrío— de convivir con Seyde.

Charlé con ellos, luego de la conferencia de prensa del jueves pasado para anunciar la ceremonia oficial del mencionado de la inauguración de  dicho recinto, en las instalaciones de la Conade.

Esta es la sucinta historia: 

Allá por 1966, previo al Mundial de Inglaterra, durante una gira de partidos de preparación, México sostuvo un encuentro contra el representativo inglés ante el que cayó de manera estrepitosa, con una de las mayores goleadas que ha recibido en toda su historia: 8-0.

El entrenador  nacional era Ignacio Trelles Campos, el portero, Antonio Mota, El Piolín, y José Villegas Tavares, “El Jamaicón” --quien con Sabas Ponce fueron los únicos en ganar ocho títulos con las campeonísimas Macabras Rayadas del Guadalajara— como recio zaguero que resultó ‘flan’ para la delantera rival.    

Alf Ramsey, director técnico de Inglaterra, de 1963 a 1974, entrevistado al final del juego, dijo a los reporteros que los jugadores rivales corrían como “conejos asustados”.

Esta zoo-metáfora dio pie a la demoniaca creatividad, sarcasmo jarocho, de Seyde. Y acabó apodándolos así:

“Ratones Verdes” con el argumento de que siempre se experimentaba, ensayaba, con ellos, como si fueran pruebas de laboratorio.

Ya en el mundial del 66, teniendo al equipo anfitrión en su grupo, los ya apodados Roedores, cayeron con un decente 0-2.

Obvio: fueron eliminados en la primera ronda.

Pero el hiriente concepto ratonil se consolidó, años más tarde, tras la eliminación de la Selección Mexicana en Puerto Príncipe, Haití, en 1973, rumbo al Campeonato del Mundo de Alemania 74. Hay quienes dicen --entre los propios jugadores-- que varios de sus compañeros se la pasaban de juerga. Otros, más silvestres, decían que les habían hecho “vudú”.  

Este roedor estigma permanece hasta la fecha, y aumentado por ese agorero tecleador: Turulatos, Reumáticos, Tullidos, Famélicos…   

Y permanecerá por los siglos de los siglos.

Son las dos palabras exactas, precisas, con tino de apache mariguano, de Seyde, para definir a la Decepción Nacional.

Y no por culpa de los jugadores –a riesgo de meterme de abogado del ‘demoño’-- sino de los dueños del balón que con su poder omnímodo han hecho de este deporte un espectáculo patito, de quinta.

De risa loca, para acabar pronto.

Garduño narró que también a Seyde se debe el apodo del equipo de futbol Veracruz, desde 1946: Tiburones Rojos.

Y otro concepto que se debe a la inspiración de Manuel Seyde, y que a la fecha no se olvida en Centroamérica –constituida con países que con México, Estados Unidos, Canadá y el Caribe, constituyen la Con-caca-f-- que allá se jugaba con “balón cuadrado”.

Ahora es al revés, desde hace 40 años: en México, y en particular la Decepción Nacional, juega con “balón cúbico”, y, en general, la liguita MX. Nomás basta otear un poco la historia  y ver cómo el llamado “gigante de la Con-caca-f” –México—se ha convertido en un árbol bonsái.

Casi se ha mimetizado en las eliminatorias mundialistas en la región.

Ejemplo: En la última, de cara a Brasil 2014, tuvo que eliminarse en un vergonzantemente  vergonzoso repechaje contra Nueva Zelanda.

Como enviado de la agencia CISA, de la Revista Proceso, a ese torneo, todavía tengo fresca en mi mente, como si fuera ayer –dicen los clásicos-- la histórica animadversión hacia futbolistas y reporteros mexicanos por parte de la afición local, con el valor agregado del peso de la frase: de que allá se jugaba con “balón cuadrado”.

Fue el acabose al término del torneo, tras el partido contra Honduras, donde el Tridolor resultó eliminado tras el empate 0-0. El triunfo hubiera dado la calificación a “los nuestros”.

“¿Dónde juegan con balón cuadrado?”, llegaron a preguntarme con sorna colegas de la prensa de la capital, Tegucigalpa.       

Al final de dicho encuentro,  celebrado en el Estadio Nacional, varios aficionados cargaron un féretro negro, de cartón, con la leyenda “RIP México”, dando la vuelta olímpica. 

Seyde y Seyde nació en 1914, en Paso del Macho, Veracruz, y falleció en 1994. Publicó durante casi cincuenta años (1935-1983) la columna Temas del día en el periódico Excélsior, rotativo en el que llegó a ser director deportivo.

Ganó del Premio Nacional de Periodismo.

Su obra literaria la componen tres títulos relacionados con el deporte del puntapié: La Fiesta del Alarido, Las Copas del Mundo y

Copa Mundial en 1986.

Aquella pléyade de excelsos reporteros formaron parte del diario que dio lustre al periodismo nacional, reconocido, incluso, internacionalmente,  cuando Scherer dirigió Excélsior, de 1968 --tras la matanza de 2 de octubre de 1968-- a 1976, que se vio obligado a dejar el cargo, tras el “golpe” orquestado desde las cloacas de Palacio Nacional, donde despechaba el entonces presidente Luis Echeverría Alvarez, a quien se hace responsable de aquella masacre, en su calidad de Secretario de Gobernación.     

Tras su forzada salida del diario de la llamada algún tiempo “esquina de la información” –Bicareli y avenida Reforma-- se escindieron en dos grupos. Uno, con Scherer a la cabeza, creó la revista Proceso --donde comencé como reportero en 1878, en la sección de deportes donde el responsable era Paco Ponce, y salí, más bien me echaron, en 1982-- y el otro el diario Unomásuno, que encabezó Manuel Becerra Acosta.

Paco Ponce, tiene un significado especial para mí. Me formó en la parte del oficio, el rigor ante el vacío de la hoja en blanco. Y no puedo olvidar a Emilio Hernández, su brazo derecho, de quien abrevé la parte ética del ejercicio reporteril.

Entre los 50 “ungidos”, también se encuentran, entre otros, Jorge “Sony” Alarcón, Ángel Fernández, Fernando Marcos, Pedro “Mago” Septién e Ignacio Matus

Al término de la conferencia de prensa del pasado jueves, Sandalio Sanz de la Maza, fundador del Maratón de la Ciudad de México, presidente de la Asociación de Premios Nacionales del Deportes, y quien es el enlace entre los reporteros y la parte institucional, la Conade, por segunda vez comentó a este agorero albañil de la palabra que era el “culpable” o “responsable”, no recuerdo qué término utilizó, del nombre de dicho recinto.

“Tienes toda la razón: no estaba bien ponerle Salón de la Fama del Periodista Deportivo”, reconoció.

Comenté:

“Siempre he pensado que es un calificativo que descalifica. Además es elegante; más sobrio, sin esa palabreja”.

Desde hace casi medio año, cuando comenzó a cocinarse la posibilidad de tener un lugar, una especie de museografía de los reporteros de deportes con más de 30 años en el oficio, donde se recordará su obra, platicando con Oscar Martínez y Juan Carlos Bernal --quienes comenzaron a ponerle condimento a este “guiso”-- comentaban que había que ponerle “fama”.

Siempre me opuse. Porque, en sentido estricto, los periodistas no buscamos la fama, el protagonismo. Al menos no es mi caso.

Sí, ser siempre ojos y oídos de la sociedad. Hasta ahí. Pero entre más mantengamos un perfil bajo, habló, insisto, por mi experiencia, mejor.

“Famosos los deportistas, los artistas o los periodistas que aparecen en la televisión”, les argumentaba.

O, como dirían los clásicos del periodismo: calificativo que no da vida, mata.

Finalmente lo pusieron a consideración del comité Organizados del Salón -- presidente, Jesús Mena Campos; vicepresidente, Emilio Trinidad Saldívar, coordinador de comunicación social de la Conade; coordinador general, Sandalio Sainz de la Maza; comité seleccionador: presidente, Jorge Bermejo García, además de Andrés Guevara Montiel, Oscar Martínez, Juan Carlos Bernal González---  y se eliminó la anodina palabra: “fama”.

Soy, sin pretenderlo, padrino de esta “criatura”.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@kalimanyez

Modificado por última vez enSábado, 14 Marzo 2015 10:21
volver arriba
Miércoles, 21 Noviembre 2018
05:58:00